¿Te ha venido de repente alguna vez un dolor muy agudo, como si te pincharan con una aguja en algún diente o muela?

Esto ocurre porque una caries profunda ha incidido en la estructura del diente hasta que ha llegado al nervio y entonces sientes ese pinchazo doloroso y desagradable.

Es entonces cuando practicamos en la Clínica Dental Canalejas el tratamiento de conductos o endodoncia para salvar las piezas dentales reduciendo los casos de extracción.

Si empiezas a notar inflamación en la encía o aparece inflamada la parte interior del diente (pulpa) por algún golpe, abrasión, erosión o desgaste de los dientes por el roce entre sí (bruxismo por ejemplo) acude a tu dentista cuanto antes para detener mediante un tratamiento de la pulpitis, consecuencia de:

  • Caries
  • Infecciones
  • Fracturas en la zona interior del diente: corona o raíz.
  • Consecuencia de aplicar materiales como cementos o resinas en tratamientos dentales

Es en la pulpa donde se encuentran los nervios y vasos sanguíneos por eso al inflamarse se manifiesta con dolor. Se manifiesta cuando:

  • Sensibilidad al frío o calor de los dientes
  • En algunas posturas
  • Al comer o beber

Se pueden llevar a cabo diferentes tratamientos de conducto para salvar la pulpa y evitar su extracción. La diferencia radica en qué conducto de los dientes se aplicará en tratamiento:

  • Unirradiculares: dientes premolares con una raíz. 
  • Birradiculares: dientes premolares y molares con dos raíces. 
  • Multirradiculares: dientes molares con tres raíces.

La endodoncia es un procedimiento de limpieza del sistema de conductos radiculares en los que se encuentra la raíz de cada diente, de manera que se eliminan bacterias y tejido muerto para dejar el conducto totalmente limpio de gérmenes que puedan provocar una infección.

En Clínica Dental Canalejas utilizamos un sistema de endodoncia rotatoria que nos permite conseguir los mejores resultados en menor tiempo asegurando una limpieza mejor y tapado de los conductos radiculares (obturación)

Las fases de este tratamiento del conducto rotatorio:

  • Diagnóstico: Con una radiografía con nuestro TAC 3D veremos el alcance de la infección y como se ha desarrollado la inflamación, pudiendo, además, localizar la posición de los nervios y la forma del diente. Esto nos permite trabajar con total precisión
  • Saneado de conductos radiculares: Extraemos la pulpa dental abriendo un orificio en la parte superior del diente, en la corona, para limpiar y desinfectar la zona.
  • Obturación: rellenando el espacio vaciado con un material llamado gutapercha termoplástica ya que evita filtraciones y espacios vacíos produciendo una masa homogénea con total adaptación al diente y disminuyendo el estrés aplicado a la raíz.
  • Reconstrucción: normalmente un empaste puede ser suficiente, aunque a veces es necesaria una reconstrucción de la pieza dental y colocar una funda para conseguir una reconstrucción total a nivel funcional también.

La duración de esta intervención se hace en una sesión y con anestesia local de manera que solo tendrás que pasarte a revisiones periódicas para asegurarte una correcta evolución.

Otro motivo por el que se aplican tratamientos de conductos o endodoncia es en problemas de crecimiento de los dientes que pueden darse en diferentes fases del desarrollo del paciente.

La endodoncia en dientes de leche la llevamos a cabo mediante una pulpotomía, quitando la pulpa del interior del diente, pero sin tocar la raíz. Si la caries ha profundizado hasta el conducto de la raíz habrá que quitar todo el tejido. Esta práctica se llama una pulpectomía.

En dientes jóvenes que aún no tienen la punta de la raíz cerrada y tienen una caries o un  traumatismo aplicamos una técnica denominada apicoformación, de manera que aplicando un producto en el interior que permite que el conducto de la raíz se vaya cerrando.

En este método iremos reemplazando periódicamente el producto aplicado e iremos controlando que efectivamente se va cerrando el ápice o punta de la raíz, para que cuando se cierre del todo podamos sellar con un material definitivo y concluir el tratamiento.

La Endodoncia nos permite:

  • Salvar las piezas dentales originales
  • Suprimir infecciones dentales y sus consecuencias, como el olor del aliento
  • Evitamos posibles desplazamientos de los dientes pegados al diente tratado
  • Reconstrucción del diente recuperando su funcionalidad
  • Evitar tratamientos más costosos e invasivos.

Nuestra filosofía es siempre intentar salvar el diente, por ese motivo en ocasiones aplicamos una técnica que incluso nos ayuda a evitar la Endodoncia consiguiendo mantener cerrada y hermética la zona interior del diente, siempre que la caries no haya llegado a la zona pulpar (raíz o nervios).

La técnica que usamos es el Recubrimiento Pulpar, que puede ser directo o indirecto según la profundidad de la caries o el traumatismo sufrido y mediante la aplicación de materiales cicatrizante y de retención conseguimos anular la erosión por caries y salvar la integridad natural del interior del diente.

Es otro de nuestros procedimientos de conservación dentaria donde conseguimos evitar la cirugía e incluso la invasión por endodoncia a la parte interior del diente.